Archivo de la categoría: Cultura

Cultura alrededor del mundo

A través de la ventana el silencio de tu voz

A través de la ventana.jpg
Foto: Internet

Aquí sentado en mi sofá mire a través de la ventana, mientras el viento movía las cortinas de un lado a otro, a lo lejos se podía observar el sol y la ciudad, tendederos de ropa en las azoteas, un silencio abrumador y como siempre la invitación latente a conocer que había más allá de esa ventana…

Sin embargo no lo hice, me quede ahí a ver lo que hoy me está haciendo escribir este pequeño texto. La pregunta expresa a la que se refiere este post es precisamente a detener por un momento mis pensamientos, y preguntar la existencia del pasado y el presente en nuestra vida, sí, la pregunta del millón cuestionar mi pasado y saber porque no hice o porque seguir esperando.

La cuestión radica en cuestionar lo que no hice y porque, pero ¿Esto va más allá de nuestro destino o simplemente tomamos decisiones erróneas?

¿En qué momento nos convertimos presas del miedo y de la soledad?, ¿Por qué solo dejamos que el tiempo pase desapercibido?, sin hacer nada que nos motive a seguir adelante como a los demás…

¿Cuál es el propósito al que tenemos que aferrarnos?, para fortalecer nuestra paz interior, y mostrar al mundo cuan fuerte somos.

Bueno, el punto no es cuestión de preguntar, sino de actuar, sí la teoría que persiste es siempre caminar, ver, oler, reír, llorar, correr, volar con la mirada hacia el horizonte, dejar que el destino te lleve a donde jamás lo planeaste, si lo dudas un poco, la experiencia no será lo misma.

Es difícil comprender lo que cada persona padece, no es lo mismo observar, que ser parte de esa vivencia, no es lo mismo opinar si eres tú a quién la gente critica, no es lo mismo ser juez y parte si es a ti a quien juzgan.

¿Cómo llegamos a ser parte de la vida de alguien más?, ¿Cuál es el objetivo de conocer a otras personas?. La gente sufre en silencio y goza frente a los demás, siempre lo hacemos así, nadie pregunta ¿Cómo estás?, ¿Realmente eres feliz?.

Solo observamos y callamos, ¿Te has preguntado si la persona que tienes aun lado es feliz, o está pasando un mal momento?, ¿Qué haces por los demás?, es la pregunta final…

Sin duda alguna hoy cambiaré mi manera de ser, por mí y por los demás, dejaré de dudar, dejaré que mi consciencia despierte y coloque las palabras que yo quiero decir, experimentaré lo que siempre he deseado, en pocas palabras, seré parte de este mundo y haré que quienes estén alrededor mío, la pasen bien.

Puedo asegurar que los segundos de cada minuto y las horas del reloj no pasaran en vano, el punto es que debo encontrar el equilibrio perfecto para no perderme entre el pasado y el presente.

Pediré ayuda si es necesario, pero no callaré eso que me hace daño, si es preciso dejaré entrar luz a  mi alma y el amor a mi corazón, pero no dejare el silencio abrumador en cada poro de mi piel.

¿Pero cómo lo voy a hacer?, simple y sencillo, es solo hablar, hacer, y dejar que todo fluya, porque si una cosa se arregla en el mundo, son los problemas, para bien o en otras para mal, todo tiene solución. Basta en encontrar no a la mejor persona para platicarlo, pero sí a alguien con quien compartir tus problemas, sabes que somos humanos y fallamos, pero si nos fijamos en todos nuestros errores, este mundo sería un caos.

La fortaleza no es de quien falla, sino de quien es fuerte para sobrellevar cada problema, cada lágrima, cada silencio, cada amargo momento.

La confianza es solo tuya, si dejas que el tren llegue al final pasando por el túnel, verás que todo tiene un final y un principio. No preguntes más y solo haz lo que tengas que hacer o decir, el sol, la luna, el viento, las estrellas, el tiempo y la propia vida te tienen una sorpresa, vive tu vida no la desperdicies, recuerda que solo hay una.

Realmente nos hemos perdido, hemos fallado como personas, sufrimos en silencio, muy pocos conocen quien soy en realidad, también he fallado, pero necesitamos reencontrarnos en este mundo que ha perdido la fe, la paz, la esperanza, pero sobre todo el amor.

Las almas se reencuentran para ser felices, ¿Estás dispuest@ a reencontrarte?

Abre la ventana de tu corazón y descubrirás la esencia de vivir, no en el anonimato, no para los demás, sino para ti…

Alguien en un punto lejano de este planeta te quiere ayudar, confía y se fuerte, hay más por conocer..

[Toodyk]

Anuncios

PASOS DE ACERO BAJO EL SOL ***

Reflexiones de Vida | Armando Santana

Man sitting alone under tree
Pasos de ACERO bajo el Sol

Sentado bajo la sombra del árbol más frondoso, era un cascalote, observaba como el sol acariciaba las hojas de la milpa que crecía a pasos agigantados, mientras el aire las azotaba entre ellas mismas, el suave aroma a campo abierto, bajo un cielo azul y el cantar de las aves que se acercaban a comer bosquejo.

Que tiempos aquellos, cuando corría por el campo mientras llovía, mientras sonreía de ser el más feliz entre el agua y el campo, entre mis pisadas enlodadas en la tierra remojada por el agua y mi ropa sucia, el agua hacía su cauce.

Hoy mi campo he abandonado, pero no solo yo, muchas familias se han tenido que ir, a buscar mejores condiciones de vida, Mi pregunta es, ¿Acaso le hemos encontrado?, ahora todo es distinto.

Hay gente buena que se ha convertido en mala, por necesidad. Hay gente buena que se ha dejado pisotear, Siempre hay gente buena. Lo que no hay son las condiciones para sobrevivir, no hay empleo, no hay apoyo al campo, no hay forma de sobrevivir entre la violencia generada. No hay forma de vivir una vida digna y sin miedo.

El campo esta abandonado, no hay quien lo trabaje, no hay condiciones, hoy las estrellas y el cielo se tornan grises y furiosos, la misma naturaleza ha hecho sus berrinches para hacernos entender que no hay vida más valiosa que la de un ser humano.

Inclusive la misma muerte se ríe a nuestras espaldas jugando el juego de la ruleta. Mis pasos de acero se derrumban bajo el sol, que está más insolente que ayer.

Hoy mis oídos escuchan la música del viento en medio de una noche brillante, acompañado por una luna llena luminosa, esperando encontrarme gente buena y amable, como en los tiempos, cuando me  encontraba en ese árbol lleno de vida. Sonriendo porque ya tendría que partir a casa.

Google le rinde tributo a Gabriela Mistral; Por Natalicio***

gabriela
Por aniversario de nacimiento Google le rinde tributo a la Poeta Gabriela Mistral.

El día de hoy Google rinde tributo a Gabriela Mistral en su pagina de búsqueda principal, como puede observarse en la imagen superior.

¿Quien fue Gabriela Mistral?

Gabriela Mistral, su nombre fue Lucila de María del Perpetuo Socorro Godoy Alcayaga fue una destacada poetisa, diplomática, feminista y pedagoga chilena. Una de las principales figuras de la literatura chilena y continental, fue la primera latinoamericana y, hasta el momento, única mujer iberoamericana, premiada con el Nobel, ganó el Premio Nobel de Literatura en 1945.

Gabriela Mistral nació en Vicuña, ciudad en la que hoy existe un museo dedicado a ella en la calle donde nació y que hoy lleva su nombre. A los diez días sus padres se la llevaron a La Unión (Pisco Elqui), pero su «amado pueblo», como ella misma decía, era Montegrande, donde vivió de los tres a los nueve años, y donde pidió que le dieran sepultura.

Gabriela Mistral tuvo una media hermana, que fue su primera maestra, Emelina Molina Alcayaga, y cuyo padre fue Rosendo Molina Rojas.

Aunque su padre abandonó el hogar cuando ella tenía aproximadamente tres años, Gabriela Mistral lo quiso y siempre lo defendió. Cuenta que «revolviendo papeles», encontró unos versos suyos, «muy bonitos». «Esos versos de mi padre, los primeros que leí, despertaron mi pasión poética», escribió.

En 1904 comenzó a trabajar como profesora ayudante en la Escuela de la Compañía Baja en La Serena y empezó a mandar colaboraciones al diario serenense El Coquimbo. Al año siguiente continuó escribiendo en él y en La Voz de Elqui, de Vicuña.

Desde 1908 fue maestra en la localidad de La Cantera y después en Los Cerrillos, camino a Ovalle. No estudió para maestra, ya que no tenía dinero para ello, pero posteriormente, en 1910, convalidó sus conocimientos ante la Escuela Normal № 1 de Santiago y obtuvo el título oficial de profesora de Estado, con lo que pudo ejercer la docencia en el nivel secundario.

Este hecho le costó la rivalidad de sus colegas, ya que este título lo recibió mediante convalidación de sus conocimientos y experiencia, sin haber concurrido al Instituto Pedagógico de la Universidad de Chile. Posteriormente su valía profesional quedó demostrada al ser contratada por el Gobierno de México para asentar las bases de su nuevo sistema educacional, modelo que actualmente se mantiene vigente casi en su esencia, pues solo se le han hecho reformas para actualizarlo.

El 12 de diciembre de 1914 obtuvo el primer premio en el concurso de literatura de los Juegos Florales organizados por la FECh en Santiago, por sus Sonetos de la muerte.

Desde entonces utilizó el seudónimo literario Gabriela Mistral en casi todos sus escritos, en homenaje a dos de sus poetas favoritos, el italiano Gabriele D’Annunzio y el francés Frédéric Mistral. En 1917 Julio Molina Núñez y Juan Agustín Araya publican una de las más importantes antologías poéticas de Chile, Selva lírica, donde Lucila Godoy aparece ya como una de las grandes poetas chilenas. Esta publicación es una de las últimas en que utiliza su nombre verdadero.

Desempeñó el cargo de inspectora en el Liceo de Señoritas de La Serena. Además, como destacada educadora, visitó México, Estados Unidos y Europa estudiando las escuelas y métodos educativos de estos países. Fue profesora invitada en las universidades de Barnard, Middlebury y Puerto Rico.

Desolación, considerada su primera obra maestra, apareció en Nueva York en 1922 publicada por el Instituto de Las Españas, a iniciativa de su director Federico de Onís. La mayoría de los poemas que forman este libro los había escrito diez años atrás mientras residía en la localidad de Coquimbito.

La noticia de que había ganado el Nobel la recibió en 1945 en Petrópolis, la ciudad brasileña donde desempeñaba la labor de cónsul desde 1941 y donde se había suicidado Yin Yin (Juan Miguel Godoy Mendoza) a los 18 años, su sobrino, que  según se decía, era hijo de un hermanastro y al que, con su amiga y confidente Palma Guillén, había adoptado y con el que vivía por los menos desde que este tenía cuatro años.

La motivación para entregarle el premio fue “su obra lírica que, inspirada en poderosas emociones, ha convertido su nombre en un símbolo de las aspiraciones idealistas de todo el mundo latinoamericano”.

A finales de 1945 regresó a Estados Unidos por cuarta vez, entonces como cónsul en Los Ángeles y, con el dinero ganado con el premio, se compró una casa en Santa Bárbara. Fue allí donde al año siguiente escribió gran parte de Lagar I, en muchos de cuyos poemas se observa la huella de la Segunda Guerra Mundial, y que sería publicado en Chile en 1954.

En 1946, conoció a Doris Dana, una escritora estadounidense con quien estableció una controvertida relación, y de quien no se separaría hasta su muerte.

Mistral tenía diabetes y problemas al corazón. Finalmente murió en el Hospital de Hempstead, Nueva York, a causa de un cáncer de páncreas, el 10 de enero de 1957, a la edad de 67 años, estando Doris Dana presente.

Doris Dana permaneció como albacea de la obra de Mistral y evitó enviarla a Chile hasta que no se reconociera a la poeta como correspondía a su estatura mundial. Incluso se le llegó a extender una invitación de parte del gobierno del presidente Ricardo Lagos Escobar, cosa que ella gentilmente declinó.

En su testamento, Mistral estipuló que el dinero producido por la venta de sus libros en América del Sur debía destinarse a los niños pobres de Montegrande, donde pasó sus mejores años de infancia, y el de la venta en otras partes del mundo a Doris Dana y Palma Guillén, quien renunció a esa herencia en beneficio de los niños pobres de Chile. Esta petición de la poeta no se había podido realizar debido al decreto 2160, que derivaba los fondos a editoriales e intelectuales. Este decreto fue derogado y actualmente los ingresos producto de su obra llegan a los niños de Montegrande en el valle del Elqui.

La sobrina de Doris Dana, Doris Atkinson, donó finalmente al Gobierno chileno el legado literario de Mistral —más de 40 000 documentos, custodiados actualmente en los archivos de la Biblioteca Nacional de Chile, incluidas las 250 cartas escogidas por Zegers para su publicación—.

Sus restos llegaron a Chile el 19 de enero de 1957 y fueron velados en la casa central de la Universidad de Chile, para después ser sepultados en Montegrande, como era su deseo. Una vez mencionó que le gustaría que bautizaran un cerro de Montegrande en su honor; lo consiguió póstumamente: el 7 de abril de 1991, en el que hubiera sido su 102.° cumpleaños, el cerro Fraile pasó a llamarse Gabriela Mistral.