PAG. 7 *EL ULTIMO ENCUENTRO (EL DIARIO)*

Redacción | 7R

Ulises Prosiguió relatando aquel momento tan desagradable;

-De pronto el tipo que tenía encima la chica le arrebato la blusa, y un enorme enojo se apodero de mi alma, mis ojos enfurecidos por aquella imagen me hicieron girar y observar dentro de mi mochila si traía algo para defenderme y poder ayudar aquella chica, Era demasiado lo que podía aguantar, Mientras el otro tipo le acariciaba el pelo y los labios, un golpe le habían propinado a la chica quien en el piso yacía inconsciente… Los tipos comenzaron a desnudarse y manoseando el cuerpo se mofaban, y en el rostro de la chica las lágrimas corrían por sus mejillas…

Danna sorprendida lo interrumpió;

-No imagino tanto dolor de la pobre chica, Por dios, la humanidad se ha perdido, aún existe gente perversa que se atreve a hacer este tipo de cosas, y peor aún hacer sus más retorcidas fantasías…¿A dónde hemos llegado como sociedad Ulises?, sabes, hemos vuelto esta sociedad un asco, donde nadie tiene derecho de hacerse daño, pero hay personas que son unas bestias y actúan como animales sin consciencia, perdón pero a veces hasta los animales son más conscientes…

-En ese momento pensé mucho en ti y te recordé como siempre, con tu sonrisa hipnotizan te, -Continuo Ulises;

-Yo había jurado que daría mi vida por ti, si fuese necesario entonces hice lo que me correspondía hacer, entonces tome mi pañoleta gris con la imagen del Che Guevara, aquella que me regalaste en mi cumpleaños, la envolví en mi puño, saque de mi mochila un desarmador de cruz y me pare frente a ellos, sus asquerosas manos tocaban aun el cuerpo de la chica, los rete a dejarla, primero fue el tipo que estaba sobre ella, camino muy rápido hacia mi intentando quitarme el desarmador, forcejeamos de tal forma que caímos al suelo, para cuando esto sucedió el otro tipo corrió por un arma, temí eso, pero tenía que actuar, entre los forcejeos el desarmador se clavó en la pierna de mi enemigo, justo cuando ya lo tenía sometido, entonces escuche un disparo al aire y me dije, si hoy es mi último día, quiero que sea por defender a esta chica, No lo sé, pero hasta imagine que eras tú a quien defendí…..

Ulises estaba aterrorizado pensando que tal vez ese día era el último de su vida y en su mente llegaron las imágenes de la promesa hecha por Danna e imagino la promesa como si hubiese sido una realidad.

(…Tomados de la mano y sonriendo, llegaron besándose a la estatua de la libertad, la piñata de los picos verdes azulosos, como solían decirle a la estatua, un silencio se apodero de aquel momento hasta que Danna camino y mirando sigilosamente a los ojos a Ulises, lentamente se levantaba el vestido floreado y ondulado, mientras el aire le revolvía su pelo, quedo descalza y desnuda bajo la luz de la luna y con una sonrisa camino hacia Ulises lo abrazo y un beso apasionado le dio, lo tomo del brazo, hizo que la cargara, le quito la camisa frente a la estatua, el opto por quitarse la demás ropa, casi morían a carcajadas mientras un policía se aproximaba al lugar, De pronto, se miraron corriendo hacia el río y como locos ambos gritaron “te amo”, el zambullido fue estruendoso, y una vez sumergidos dentro del agua fría corrieron a abrazarse para finalmente acariciarse dentro del agua, Mientras el policía esperaba cerca de ellos para aprenderlos…)

Autor | Armando Santana

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close